CONTEMPORARY ART HATES YOU, Alejandro Paz

En este artículo publicado por Plaza Pública, Alejandro Paz reflexiona sobre ciertos rasgos del arte”contemporáneo” que han marcado su experiencia en Guatemala desde el inicio de su trayectoria como artista y arquitecto durante los años noventa. Para Paz, una de esas características es la constante renovación de la forma y el perenne cuestionamiento a las estructuras morales, permitiendo enhebrar vías novedosas para enfrentarnos a un tejido social y político la mayor de las veces deplorable en su conservadurismo.

El arte “contemporáneo” para mi ha sido la herramienta que puede ser utilizada para confrontar el estúpido conservadurismo que nos gobierna. Y las iniciativas que menciono, no solo parten de un sentido crítico en la propia generación de su existencia, sino provocan a través de la educación nuevos formatos culturales para entendernos mejor.

El arte como la creación de espejos donde el ejercicio creativo, a través de la creación de redes de comunicación y educación, le apuesta a transformar la sociedad.

Ignoramos que el arte es una herramienta barbitúrica de la inteligencia humana para remediar momentos trascendentales de nuestra existencia. El arte es un don con el cual se logra sintetizar pasiones únicas y destellos existenciales, y lo poseen pocos.

Trascendiendo a los debates tradicionales que desvían muchas veces el enfoque que hay detrás de una obra contemporánea (el sistema, la curaduría, su difícil comprensión, los discursos, la técnica, las relaciones de poder), Paz recuerda que el arte es importante cuando deja asignaturas pendientes, no resuelve, provoca y cuestiona, conduce a caminos que se bifurcan infinitamente, abre puertas y ventanas, o a veces la cierra, llevándonos a laberintos “de posibilidades que resumen la naturaleza y el comportamiento de la humanidad.”

…he encontrado refugio en un fenómeno que va más allá de la obra de artistas. Reside en la importancia de aplicar acercamientos del arte contemporáneo a formas experimentales de educación y comunicación.

Un texto para reflexionar más allá de algunos rasgos deleznables del mundo del arte internacional y fijarse con mayor atención en lo que ha pasado en el universo del arte en un país como Guatemala. En la labor de artistas, curadores, gestores y muchos más, que han logrado con su trabajo experimentar con nuevas maneras de comunicación artística y educación, rompiendo paradigmas, explorando criterios distintos y compartiendo esos descubrimientos, con calidad, para dialogar con su presente.

Cada vez me motiva menos el circuito de galerías, y cada vez me siento más cómodo acercándome a las iniciativas que buscan establecer un espacio de ejercitación creativa a través de medios experimentales.

 

Imagen: “Contemporary Art Hates You”John Waters

Para leer el artículo completo visita Plaza Pública