Territorios de la resistencia – Reyes Josué Morales

Por Reyes Josué Morales*

 

“Además, hacían grandes prodigios: quemaban una casa

como si de verdad ardiera, y de inmediato volvía a ser la misma.

Muchos de Xibalba se admiraban por esto.

Luego se autosacrificaban

moría uno de ellos; se quedaba como si estuviera muerto.

Primero se mataban a sí mismos y de inmediato volvían a la vida.

Impresionados estaban los de Xibalba con lo que hacían.

Todo esto que hacían era el principio de la derrota de los de Xibalba.”

 

Popol wuj, traducción de Luis Enrique Sam Colop

 

“El arte siempre ha sido el esfuerzo de confrontarse con la insuficiencia, y por este mismo hecho es complementario de la realidad social. No hay que focalizarse sólo sobre una cosa demasiado limitada como el teatro. El teatro, son todos los fenómenos alrededor del teatro, toda la cultura. Podemos emplear la palabra teatro como podemos abolirla.”

J.G.

Ixkik, Grupo Ajchowen 2012, Foto Fernando Poyon
Ixkik, Grupo Ajchowen 2012, Foto Fernando Poyon

Hay muchos territorios entremezclados: la memoria, el cuerpo, los lugares dónde vivimos, nuestras historias, lo que imaginamos, el espacio compartido efímeramente, los proyectos, la amistad, el dolor, el deseo, las ideas, el encuentro o el desencuentro. Desplazándome entre estos territorios quiero compartir, describir y reflexionar sobre momentos, iniciativas y procesos vinculados a las Artes Escénicas en las que he participado o tenido contacto en Totonicapán, Sololá y Quetzaltenango, departamentos del Occidente[1] de Guatemala. Espero ofrecer el boceto de un mapa para quienes quieran indagar más sobre las artes escénicas en esta región del país. También es una invitación para aquellos y aquellas que no se sientan incluidos o suficientemente representados para que compartan sus historias y sus propios mapas.

 

Finales e inicios

Después de 36 años de guerra interna, en 1996 se firmaron los acuerdos de paz. Por aquel entonces apenas conocía las historias de Guatemala, recuerdo que me impactaron mucho las imágenes que vi por la televisión sobre ese acontecimiento, percibí una onda emoción colectiva con muchos matices y contrastes. Por esa época empezaba mis primeros pasos en el teatro. En 1998 participé con Teatroventana en el “Rescate de la Muestra Nacional de Teatro Departamental” en Flores, Petén[2], se buscaba reactivar (tras varios años de no realizarse) la “Muestra Nacional de Teatro Departamental”, iniciadas a mediados de los años 70 por Norma Padilla y apoyadas por el Ministerio de Cultura de Guatemala. Aquellas muestras fueron importantísimas para el fortalecimiento, consolidación o aparición de grupos que mantuvieron una actividad teatral fuera de la ciudad de Guatemala durante los 70’s, 80’s y algunos hasta los 90’s. En aquel evento, escuché historias sobre las muestras antiguas, anécdotas sobre obras, directores, actrices, actores, lugares, dramaturgos y alusiones a las formas en que los grupos fueron afectados por el recién pasado conflicto armado interno…

Esas muestras fueron un antecedente que de manera directa o indirecta crearon lazos de intercambio entre grupos del interior y de éstos con grupos de la capital.

En la época posterior a la firma de la paz palabras como “interculturalidad”, “inclusión”, “derechos humanos”, “cultura de paz”, “participación ciudadana” empiezan a aparecer en proyectos teatrales que buscan nuevamente trabajar en la zona. Teatro por la Paz de Teatroventana en 1999, Las Muestras de Teatro por los Derechos Humanos iniciadas en el 2006 por la Comisión Presidencial por los Derechos Humanos –COPREDEH- y retomadas por el Instituto Centroamericano de Estudios para la Democracia Social -DEMOS- hasta la fecha, “Nim k´at b´e” Red Guatemalteca de Arte Intercultural conformada por “La Cambalacha”, AIFCAE, Sotz’il, Grupo Garinagu, Danza del Rabinal Achi y Teatroventana en el 2007, el “Festival por la inclusión” del consorcio conformado por Rayuela Teatro Independiente, Kaji’ Toj’ Teatro Contemporáneo y Caja Lúdica en 2008, la Red Huehueteca de Arte Comunitario en 2011 son algunas de estas nuevas iniciativas ahora apoyadas por la cooperación internacional.

Respecto a este tipo de proyectos, puedo decir que grupos y colectivos interesados en un acercamiento real con las personas y comunidades de trabajo, han desarrollado estrategias para equilibrar la agenda establecida de los cooperantes con las inquietudes e intereses de los diversos grupos con lo que se trabaja. También es importante decir que las relaciones con la capital han sido con ciertas personas o colectivos con una sensibilidad hacia la pluralidad, el reconocimiento de diversas formas de ver el mundo y una motivación para dialogar. En todo caso estos proyectos fueron/son una circunstancia que siguen permitiendo un intercambio entre grupos teatrales. A nivel personal, me permitieron conocer muchos lugares y estar en contacto directo con varias realidades fue revelador para mí, por ejemplo,  al trabajar con jóvenes mayas Chuj, Q’anjob’al o Mam, lo que me permitió vislumbrar fuentes de trabajo escénico en la tradición oral de cada lugar.

Baile de los Patzcarines, Don Pedro Simón Vásquez (q. e. p. d.)
Baile de los Patzcarines, Don Pedro Simón Vásquez (q. e. p. d.)

El impulso interno

Se me hace necesario decir que la manifestación teatral en el occidente (y en toda Guatemala) ha existido desde siempre, a través de lo que se puede nombrar en castellano como danza-teatro o Xajoj (movimiento, danza, representación) palabra que grupos como Sotz’il reivindican y directores escénicos como Luis Carlos Pineda también reflexionan como alternativa al uso de la palabra “Teatro”, que en un contexto eurocéntrico deja fuera a varias manifestaciones escénicas locales como: La danza del venado, de los monos, la danza de los mexicanos, de los patzkarines, el palo volador, la Danza Drama Rabinal Achi o Xajoj Tun, icono de la tradición teatral Maya, entre otras danzas, unas de origen precolombino y otras de origen colonial que siguen presentándose hasta el día de hoy. Transformándose estratégicamente en los tiempos duros (conquista, colonización, conflicto armado) este legado sigue vivo y es una fuente viva de investigación y experimentación. Una muestra de ello se puede notar en obras como “Quinto Sol” de Teatroventana, montaje que se construyó en buena medida gracias al contacto directo con la Danza de los Patzkarines, Kaji’ Imox del Grupo Sotz’il[3], una obra tan potente que marca un precedente en las artes escénicas de la región y a nivel nacional gracias a la profundización que hicieron del uso de la danza, el idioma, la música, la ritualidad y el espacio desde la cosmovisión maya. Ambas obras fueron estrenadas en el 2005.

Sinergia

Armadillo es un grupo con una larga trayectoria experimentando con el teatro de títeres y buscando un lenguaje propio. Artzénico también de Quetzaltenango, surgió en el año 2007 y propone un lenguaje ligado al teatro del absurdo. Estos grupos decidieron colaborar y gestar El Festival Gran Teatrito en el 2007. “El Gran Teatrito” fue relevante en la región por su interés en apoyar la expresión escénica local, abriendo un espacio para que participaran tanto grupos del occidente como de otras regiones y fue un evento para experimentar con los espacios públicos, con espacios convencionales y alternativos en Quetzaltenango y en las últimas ediciones, también en Totonicapán.

Este festival fue un espacio para que grupos con cierta trayectoria dialogaran con grupos relativamente nuevos, acogió distintos estilos y formatos como el teatro de títeres, teatro de calle, teatro de sala, constituyéndose en un significativo referente de la gestión cultural y de la actividad teatral del occidente en los últimos años. Hasta el momento el festival lleva 5 ediciones consecutivas. La última edición fue en el año 2011.

Además de unirse en la gestión del Festival Gran Teatrito, estos colectivos también realizaron juntos la obra/proyecto “Irse”, un experimento único en la región que integró migración, investigación, formación, documentación y teatro. “Irse” se desarrolló en varias fases desde el 2011 al 2013, incluyó un viaje por la ruta del migrante utilizada por centroamericanos para llegar a Estados Unidos y luego la ruta de migración de África a Europa. Irse marcó un referente desafiante en cuanto a la producción teatral, la experimentación y la relación del arte con lo social, con una visión que literal y metafóricamente traspasó fronteras.

Teatro del Oprimido: el proyecto METOCA -Multiplicación y Exploración del Teatro del Oprimido en Centroamérica- surgió por el contacto que el Proyecto Payaso tuvo entre el 2008-2009 con el Teatro del Oprimido generado por Augusto Boal. En Quetzaltenango, en el 2012 se realiza el “Segundo Encuentro Latinoamericano de Teatro del Oprimido”, en junio de 2013 se realiza la “Muestra Nacional de Teatro del Oprimido”, en Octubre de 2014 se realizó nuevamente en Quetzaltenango, el Festival Centroamericano de Teatro del Oprimido (Festoca). METOCA sigue trabajando hasta la fecha en nuevos procesos formativos. Este proyecto ha incidido mucho en la divulgación de la visión y las técnicas del teatro del oprimido en la región centroamericana, también han tenido la oportunidad de impartir formación en México, abordando temas relacionados a la mujer, VIH, nuevas masculinidades e identidad Maya. En enero del 2016 se realizará en Nicaragua el Cuarto Encuentro Latinoamericano de Teatro del Oprimido.

Teatro Foro, Hospital de Coatepeque, 2012
Teatro Foro, Hospital de Coatepeque, 2012

Festival “Titiritlan”: La compañía Chumbala Cachumbala radicada en Panajachel Sololá, desde el 2008 organiza este festival de Teatro de Títeres, evento realizado anualmente contando hasta la fecha ochos ediciones, siendo la última en el 2015. El evento ha contado desde el principio con participación de grupos nacionales e internacionales que se presentan en comunidades alrededor del lago de Atitlán y en los últimos años en Antigua Guatemala y la Ciudad Capital. Este festival además ha tenido un componente pedagógico invitando en sus últimas ediciones a talleristas internacionales.

 

Hibridaciones

En Quetzaltenango se han desarrollado procesos que han diversificado las concepciones de lo escénico y/o han propuesto diálogos interdisciplinarios muy interesantes:

Festival del Abzurdo: realizado en el 2009 con el tema “Ciudadanías al borde”, 2010 “Sexualidades diversas”, 2011 “Sujeto vida y espacio”, 2012 “Violencia, soberanía y territorio” y su edición reciente en el 2013 “Del gesto al pensamiento decolonial”, que pasó de ser un festival a un simposio teniendo como invitado especial a Walter Mignolo, uno de los pensadores relevantes de la decolonialidad. Esta última edición congregó a diversos activistas, gestores y artistas de la región y de la ciudad capital. Este Festival fue impulsado desde sus inicios por el Movimiento Emergente de Quetzaltenango, un colectivo de jóvenes con la intención de hacer arte, cultura y política desde una posición crítica y también fue apoyado por Ciudad de la imaginación. El “Abzurdo” hacía especial énfasis en la relación entre política y arte contemporáneo, proponiendo en su programación la intervención de espacios públicos, performance, exposiciones y conversatorios.

Simposio Abzurdo, Del Gesto al Pensamiento Decolonial, 2013
Simposio Abzurdo, Del Gesto al Pensamiento Decolonial,
2013

Ciudad de la Imaginación ha establecido un diálogo muy revelador con artistas escénicos, invitándolos a presentar propuestas para proyectos expositivos como: Foto 30 en el 2012, “A ver qué dice dios” y “Estados de Excepción” en el 2013. Esta relación ha sido un experimento muy fructífero. Participé en algunos de estos proyectos y vi como los contrastes y complementariedades entre el teatro, el arte contemporáneo y el performance problematizaban las nociones de “arte” y “representación” que han enriquecido mi trabajo interdisciplinariamente y abrieron puertas a visiones más integrales sobre lo escénico.

Tierra y Casas, Reyes Josué Morales, Proyecto Estados de Excepción, 2013
Tierra y Casas, Reyes Josué Morales, Proyecto Estados de Excepción, 2013

Las propuestas escénicas de grupos de la región además han nutrido las agendas de festivales y espacios como:

Festival “La Llorona S.A.”: propuesto por el colectivo Fábrica de Leyendas de Quetzaltenango, inició en el año 2009, con ediciones en el 2010, 2011, 2015. Este festival activa el tema de leyendas, principalmente urbanas, como impulso para explorar temas sociales e ideas alrededor de la ciudadanía.

Festival Q’ij Säq (Trascendencia en el Tiempo): promovido localmente en comunidades cercanas a Sololá, presentó durante el 2013 la obra Oxlajuj Baktum del Grupo Sotz’il, el juego de Pelota Maya y Hip Hop Maya.

Festivales de Educación para la vida: gestionado por el Colectivo N’oj desde Quetzaltenango, desde el 2006 hasta la fecha. Estos festivales han sido un punto de encuentro entre proyectos de México y proyectos locales, entre docentes internacionales y artistas locales.

La Cambalacha: ubicado en San Marcos la Laguna, Sololá, ofrece diversos talleres formativos, entre ellos, danza y teatro a niños, niñas y adolescentes de la región del lago Atitlán.

Canal Cultural: un espacio de formación para jóvenes en San Pedro la Laguna, con énfasis en lo visual, ha ido incorporando en su agenda talleres de formación Teatral.

 

Escénicas reivindicativas

_DSC0088

II Festival Pueblos Originarios, Movimiento de Artistas Ri Ak'u'x 2014
II Festival Pueblos Originarios, Movimiento de Artistas Ri Ak’u’x 2014

 

 

 

De las propuestas culturales de movimientos o colectivos que han surgido como una respuesta creativa a acontecimientos violentos en la región y tienen entre sus objetivos una visión de reivindicaciones políticas, sociales y culturales de los pueblos mayas a través del arte, me gustaría describir dos que me parecen especialmente significativas:

Movimiento de Artistas Ri Ak’u’x: surge con fuerza a partir del asesinato el 25 de agosto de 2010 del artista Lisandro Guarcax del Grupo Sotz’il. Antecedentes de este movimiento se encuentran en la realización de dos ediciones de “Plazas de Arte Maya” realizadas entre el 2005 y 2006 promovidas por el grupo Sotz’il y luego en los Festivales, “Ri Ak’u’x Nikotz’ijan” (tu corazón florece) realizados en el 2010 en Sololá y la capital.

Recientemente este movimiento promovió los “Festivales por la Vida”, espacios reivindicativos de expresiones artísticas mayas, programando en su agenda danza, teatro y teatro de títeres, con una edición en el 2012 y dos en el 2013. El movimiento también está impulsando la investigación y formación sobre el Arte Maya, de esa cuenta fue significativo el conversatorio “Artes Escénicas Mayas Actuales” propuesto en el marco del VII Festival Nacional de Teatro[4] 2013. En 2013 y 2014 se realizo el I y II “Festival Internacional de Pueblos Originarios” que contó con la participación de artistas de Noruega, México, Colombia, Bolivia, Canadá, Guatemala, Honduras y Costa Rica. Estos festivales fueron una ocasión especial de intercambio entre pueblos y expresiones especialmente interesados en la cultura indígena. Próximamente saldrá en versión impresa el libro “Algunas palabas sobre el trabajo del artista maya”, un aporte más de este movimiento para la reflexión sobre la actividad artística desde pueblos Mayas.

K’astajinem: Evento organizado por un grupo de artistas, gestores, artesanos, estudiantes, educadores y personas de Totonicapán interesadas en el arte, surgió como respuesta a la represión del Gobierno de Guatemala el 4 de octubre de 2012 contra pobladores de Totonicapán que protestaban en la cumbre de Alaska, con un saldo de 7 muertos y más de una treintena de heridos con distinta gravedad, este acontecimiento a veces es nombrado como “la primera masacre después de los acuerdos de paz”. El 28 de octubre de ese mismo año, K’astajinem propuso una agenda cultural para el pueblo de Totonicapán nutrida especialmente de teatro como una forma de continuación de las protestas y de solidaridad con el pueblo. La edición del 2013 contó con un mes de actividades que conjugaban cine, música, exposiciones y teatro. La edición del 2014 fue una intervención especial en el kilometro 169 de la carretera interamericana, lugar donde se cometió la masacre.

K'astajinem 2014
K’astajinem 2014

El contexto como fuerza

Desde el 2011 Armadillo desarrolla un proyecto en el que ha compartido metodologías relacionadas con las artes escénicas, el teatro de títeres, la documentación audiovisual y el mural mosaico a grupos de Totonicapán, San Marcos, Quetzaltenango y Huehuetenango. Este proyecto ha permitido un acercamiento y enriquecimiento del trabajo de grupos con una trayectoria de años como grupo Hormigas y también el surgimiento de grupos que han buscado mantener una actividad constante como Humanos a la Obra de San Juan Ostuncalco, Los del grupo de Esquipulas Palo Gordo, Hilos y Arteluz de Totonicapán, por mencionar algunos. A este proyecto recientemente se han incorporando las Cajas Misteriosas, técnica de teatro de títeres en miniatura, que ha permitido pluralizar la forma de diálogo en los espacios públicos. En las comunidades de trabajo se ha buscado no imponer una forma de teatro, más bien se ha buscado desarrollar una sensibilidad y diálogo para acercarse y potenciar las fuentes culturales presentes en cada lugar o comunidad y partir de ahí para las propuestas escénicas.

El grupo Sotz’il y el centro cultural Sotz’il Jay, han realizado una labor pionera en la investigación y la experimentación escénica. Sus montajes, su música, sus procesos formativos han sido un impulso para el reencuentro con la cultura maya. En su libro “Danzando con la abuela”, lanzado en el 2015, realizan una integración y síntesis de sus años de trabajo, en el que proponen el calendario sagrado maya como fuente de creación y entrenamiento en danza/teatro. Este libro marca otro momento, diría hasta histórico, en el desarrollo del arte y la cultura no solo a nivel regional y nacional, sino a nivel latinoamericano, pues proponen bases para metodologías de trabajo escénico, surgidas desde las mismas fuentes del conocimiento de los pueblos mayas de esta región.

-murcielago_3120

Ati't Xajoj, Danzando con la abuela, Libro, Grupo Sotz'il, 2015
Ati’t Xajoj, Danzando con la abuela, Libro, Grupo Sotz’il, 2015

En síntesis, un impulso autodidacta y de intercambio ha sido una característica de estos grupos, que han sabido buscar en su propio contexto metodologías de trabajo, que se han intentado “contagiar” a los grupos más jóvenes que van brotando en la región, con los cuales se ha privilegiado la creación colectiva, teniendo como resultado trabajos muy personales, apegados a las necesidades expresivas y temáticas de los propios grupos, haciendo un énfasis fuerte en valerse de la fuerza cultural de su contexto, sea indígena, ladino, mestizo, “urbano” o “rural”, proponiendo hibridaciones interesantes, un rasgo especial y distintivo de algunas propuestas surgidas e impulsadas desde el occidente de Guatemala.

Los y las artistas, gestores, grupos y colectivos que están detrás de los proyectos anteriormente descritos, han buscado mantener una actividad constante en la región, donde no existe ni presupuesto, ni políticas desde el estado que fomenten el trabajo artístico. Estos colectivos han propuesto actividades culturales como un aporte en la reconstrucción del tejido social, como espacios de sanación y de construcciones de saberes, de transmisión de conocimiento o debate en sus territorios y como he descrito, en varios casos solidarizándose con peticiones por una vida más justa en un país con una larga historia de acontecimientos violentos, que siguen mostrando sus secuelas en la región con la represión de activistas y líderes comunitarios.

 

Proceso Formativo, Grupo Hormigas 2010
Proceso Formativo, Grupo Hormigas 2010

Antiguos/Nuevos caminos

Me gustaría ir cerrando con algunos pensamientos respecto al trabajo escénico que toma como fuente la cultura maya local y que ha sido bastante específico del altiplano y que ha abierto un campo de trabajo escénico amplio que se mueve entre la conexión, relación o contraste entre los siguientes aspectos:

  • La cultura maya antigua
  • la cultura maya posterior a los procesos históricos de la conquista y la colonización
  • la cotidianidad tal como se presenta en la propia vida y en la vida de las comunidades, pueblos y ciudades en la actualidad
  • El diálogo con metodologías provenientes del teatro de origen occidental, teatro latinoamericano y/o nociones del hacer escénico de otras culturas no occidentales como la oriental o africana.
  • Una visión a futuro de la cultura maya, en medio de los tiempos complejos que se viven, marcados por políticas neoliberales dentro de los intentos de globalización de los mundos.
Ixquic y el árbol de la vida, Armadillo 2010
Ixquic y el árbol de la vida, Armadillo 2010

Proyectos artísticos como:

  • “Kaji’ Imox” de Grupo Sotz’il, 2005
  • “Quinto Sol” de Teatroventana, 2005
  • “Ixquic y el Árbol de la vida” de Armadillo, 2010
  • “Teatro Total del Titulo de Totonicapán” de Grupo Hormigas, 2011
  • “Ixkik” de Ajchowen, 2012

han sido obras en las que los grupos hicieron una propuesta escénica de acuerdo a sus historias, intereses personales y grupales. En estas obras, cada grupo se ha acercó desde distintos puntos de vista a la creación desde la cultura maya: profundización en el teatro ritual, reivindicación cultural y política de los pueblos mayas, reencuentro con la cultura indígena, interés en lo mágico y mitológico, búsqueda de un diálogo revelador del mestizaje. La obras mencionadas también marcan distintos momentos en la vida de los grupos, así “Kaji’ Imox” es el inicio de la producción teatral del grupo Sotz’il (que ya trabajaba en música y danza maya), “Quinto Sol” fue la última obra de Teatroventana que desde sus inicios busco trabajar en el contexto de Totonicapán, “Ixquic y el árbol de la vida” de Armadillo representa un nuevo ciclo de experimentación teatral en su interés por la cultura maya y la tradición oral local, “Teatro Total del Título de Totonicapán” de Hormigas representó un proyecto para reconocer la historia de Totonicapán, “Ixkik” de Ajchowen marca nuevamente un inicio de creación teatral, esta vez desde un grupo de mujeres.

Trabajar escénica/performativamente desde esta multiplicidad/unidad de lo maya actual es una oportunidad para confrontar para sí mismo y colectivamente los prejuicios heredados de tantos años de satanización, adoctrinamiento cristiano, colonización, folklorización, oenegización y/o romantización de lo indígena; también brinda elementos para reflexionar constantemente palabras como “desarrollo”, “estado”, “nación”, “autonomía y comunidad” puesto que se busca rescatar historias negadas o silenciadas que nos tocan de una u otra forma a los y las que vivimos en estos territorios.

Me parece que el posicionamiento de “Arte maya” o “arte desde los pueblos indígenas”, “arte comunitario”, “arte ancestral”, “ofrenda”, “xajoj” u otros equivalentes hacen un juego de contrastes y complementariedades en un panorama en el qué también flotan nociones cómo “arte contemporáneo, “arte de vanguardia”, “bellas artes” y producción culturales que buscan lo “último”, “lo más reciente”, nociones que en general están ligadas a visiones del arte exclusivas y eurocéntricas. Siento que se esta lanzado (o relanzando) una invitación a reflexionar y observar con otras miradas nuestros contextos más inmediatos como fuentes de conocimiento y buscar desde ahí diálogos entre lo local y lo global, lo contemporáneo y lo antiguo, la tradición, la ruptura y la mutación…

Antiguos/nuevos caminos se siguen trazando en los diversos territorios que nos habitan y que habitamos.

 

Fuentes:

Revista conjunto, http://www.casa.co.cu/revistaconjunto.php#arr

Luis Carlos Pineda

Nimk’atb’e Red Guatemalteca de Arte Intercultural

Guatemala Demos, Muestra de teatro

Grupo Hormigas

Grupo Sotzil

Armadillo

Artzénico

Titiritlán

Me-to-ca

Movimiento de artista mayas Ruk’u’x

Ciudad de la Imaginación

 

Notas:

[1] Esta región esta conformada por los departamentos: Quiché, Huehuetenango, Quetzaltenango, San Marcos, Mazatenango, Retalhuleu, Totonicapán y Sololá. En general en esta parte del país se han dado diversas colaboraciones entre artistas locales y nacionales que migran a la zona y en otros casos en alianza con artistas y gestores culturales de otras nacionalidades identificados con Guatemala y que han hecho énfasis en articular expresiones locales.

[2] En 1998 del occidente participaron: ACSA (Arte y Comunicaciones Sociales) de Quetzaltenango, La Compañía de Teatro de Carlos García Vivar de Mazatenango, La Compañía de Teatro de Coatepeque y Teatroventana de Totonicapán. En 1999 se realizó la última muestra, esta vez en San Marcos, nuevamente ACSA y La Compañía de Teatro de Carlos García Vivar se presentaron, además de Adonaí de Huehuetenango y Grupo Fran Lepe de Quetzaltenango.

[3] Propuestas del occidente también están presentes en revistas o libros recopilatorios, como la Revista de teatro latinoamericano “Conjunto” No. 169, número dedicado al Teatro Guatemalteco en el 2013, Teatroventana y Sotz’il están presentes en el libro “Teatro Escencial II, 7 obras de teatro político” editorial tuk-tuk/ediciones bizarras, 2013.

[4] En la capital se realiza desde el 2006 hasta la fecha el “Festival Nacional de Teatro” un marco importante en el que las propuestas del occidente se han presentado desde el principio, hasta la fecha ha sido regular la presencia de grupos del Occidente en dicho festival.

 

Sobre el autor:

Reyes Josué Morales (Totonicapán, Guatemala, 1979). Director Escénico, Actor, artista visual, Gestor cultural, con formación en Psicología y Ludopedagogía. Cofundador del Colectivo Teatroventana de Totonicapán (1997-2007). Cofundador de la expresión artístico-política “K’astajinem” de Totonicapán. Interesado en la investigación e integración de la tradición escénica ancestral y la cosmogonía maya a la actividad escénica actual y la búsqueda de procesos para la plenitud humana desde una perspectiva integrativa y multidisciplinaria. Trabaja de forma independientes, como integrante de Armadillo y en colaboración con diversos grupos del altiplano, dónde destacan los grupos: Hormigas, Hilos y Arteluz de Totonicapán. Identificado con el movimiento de artistas Ri Ak’u’x. Su visión de lo escénico le ha llevado a explorar la documentación audiovisual, proponer la noción “de acto comunitario” en el campo artístico en los últimos años. Varias de sus propuestas tanto escénicas como audiovisuales se han presentado en diversos espacios dentro y fuera del territorio nacional.

 

*Gracias a los grupos que facilitaron sus archivos e información para el presente artículo, 2015. Una primera versión fue publicada en “Conjunto” Revista de teatro latinoamericano No. 169, número dedicado al Teatro Guatemalteco, Cuba, 2013.