Un viaje a «Banana Land» Luis Méndez Salinas

La muestra ‘Bananera Blues 2005’, que incluye 100 fotografías del artista Moisés Barrios inaugura 4×4 Espacio Contemporáneo, en  Quetzaltenango, Guatemala.

Texto publicado originalmente en Nómada.gt

POR LUIS MÉNDEZ SALINAS

Ese es el nombre de un documental producido a inicios de los años 50 por la UFCO. En él se muestran coloridas escenas de ese “paraíso tropical” que es el caribe guatemalteco. Con su serie de fotografías ‘Bananera Blues 2005’, el artista Moisés Barrios traza un elocuente testimonio de lo que ahora son las ruinas del antiguo imperio bananero y pone frente a nuestros ojos las consecuencias de la abundancia.

Las tierras centroamericanas emergieron del fondo del mar. Frente a sus costas fueron germinando las primeras aldeas, las primeras vasijas, las primeras fechas escritas en piedra. Desde épocas remotas, los litorales del Pacífico y el Atlántico guatemalteco han sido tierras de abundancia, capaces de sustentar a quienes habitaban las enormes ciudades de nuestra historia antigua –esas que poco a poco fueron recobradas por la selva– y de permitir la intensiva explotación agrícola de nuestros días.

Es gracias al testimonio de viajeros de finales del siglo XIX y principios del siglo XX –como John Lloyd Stephens, Alfred Maudslay o Sylvanus Morley– que empezamos a tomar conciencia de nuestro pasado milenario. En cierta forma, Moisés Barrios replica el impulso inicial de esos viajeros, dotándolo de una sensibilidad y un sentido poético extraordinario. Con su cámara fotográfica y sus pinceles nos traslada una visión –plena de formas y colores intensos– que registra el presente y simultáneamente indaga por los pasados que lo determinan.

Hace treinta años, Moisés volcó su mirada sobre la costa del Pacífico. Frente a las olas, en esa región donde los colores vibran y la luz se multiplica, pudo captar también el contraste del drama humano que se produce como resultado de una explotación sin tregua.Veinte años después –a finales del año 2005– se concreta ‘Bananera Blues 2005’: el documento espontáneo y sin pretensiones de un viaje a la vez real y a la vez poético hacia aquel caserío de Morales, Izabal, donde alguna vez funcionara el núcleo de la United Fruit Company en el caribe guatemalteco.

Con las sugerentes imágenes que integran esta serie, Moisés no articula un relato histórico riguroso, sino una obra poética donde se congelan instantes y objetos que dan cuenta de un paisaje exuberante y casi paradisíaco que contrasta con el abandono, la violencia y la lucha por sobrevivir a la precariedad. Composiciones donde el color vibrante de las frutas y los caracoles sustituye a las ruinas de la otrora opulenta y todopoderosa Compañía Frutera.

El lente de Moisés se concentra en uno o dos elementos que en sí mismos condensan una realidad mucho más vasta. De esa forma, Bananera se convierte en un una metáfora del proceso histórico guatemalteco, signado por los vestigios de un pasado de explotación que se mantiene vigente, por la violencia heredada de los regímenes dictatoriales, por la corrupción, las concesiones y las dádivas que pusieron al país y a buena parte de sus habitantes en manos del capital transnacional.

Es indudable que el pasado bananero de esta región ha tenido un enorme impacto en la conformación actual de nuestra conciencia colectiva. Eso le otorga un carácter muy particular a la obra de Moisés Barrios, una obra que durante décadas ha tensado al máximo la capacidad expresiva de la forma y el color para situarnos ante las claves de nuestro presente y para indagar –en un mismo movimiento– por el proceso histórico que nos define.

Como lo recuerdan nuestros textos sagrados, el mar es un vientre que nos expulsa minuciosamente. Cada ola que revienta en la arena y se retrae es un vestigio de nuestro origen –y quizá una premonición de nuestro destino–. Por eso no es casualidad que Moisés se acerque obsesivamente al mar. Treinta años devorando con los ojos al Pacífico, veinte años contaminando con piel de banano lo que entendemos por “Cultura”, y diez años de haber trazado el mapa de la ruina bananera son gestos que convergen: con su obra, Moisés Barrios ha construido un potente registro visual de lo que somos. De lo que hasta ahora hemos sido.

Fuente: https://nomada.gt/un-viaje-a-banana-land/