San Salvador: primavera silenciosa – Luisa Fuentes Guaza

“Pulgarcito de América”, originalmente atribuido a la poeta chilena Gabriela Mistral, es un calificativo para referirse a El Salvador. Popularizado luego por el gran poeta revolucionario, Roque Dalton, en su icónico libro Historias prohibidas del Pulgarcito de 1974. Ese mismo año, hartos del desprecio de otras comunidades, un grupo de migrantes salvadoreños llamados los “stoners”, amantes del heavy metal, formarían la pandilla Mara Salvatrucha en las calles de Los Ángeles. Treinta y cinco años más tarde, en 2009, se descubrió que “Pulgarcito de América” es en realidad  autoría del escritor salvadoreño Julio Enrique Ávila, y no de la señora Mistral. La construcción de la identidad contemporánea salvadoreña comienza entonces su propio proceso descolonizador, sin dejar de amar aquello que también hace de ella una identidad resiliente. En palabras del propio Dalton: «¿A quién no tienes harto con tu diminutez?».

Luisa Fuentes Guaza

Luisa Fuentes Guaza nos sumerge esta vez en su columna de Colección Cisneros en el arte contemporáneo salvadoreño. Un recorrido a través de los proyectos, artistas y momentos que florecen desde la escena actual de la capital del país.

Texto completo en Colección Cisneros.

Imagen: En el laberinto del hilo. Versión pictórica de la instalación De cómo los efectos son las causas (2008-en curso) de Ronald Morán