MIGRACIÓN Y DESPLAZAMIENTO. MAURICIO ESQUIVEL

No creo en obras terminadas porque eso significaría pensar en productos y no es eso lo que busco, aunque ellos surgen en el camino. Probablemente aún no termino de cerrar ningún proyecto, antes tenía mucha prisa de tener “piezas” totalmente cerradas pero en estos últimos dos años he entendido que no soy capaz de hacerlo así.

El trabajo de Mauricio Esquivel (El Salvador, 1983) parte del dilema centroamericano: migrar o quedarse. En ambos casos la violencia imperturbable. Su obra se compone de datos históricos, testimonios y vivencias plasmados en diferentes medios como la fotografía, las técnicas artesanales, la escultura y su propio cuerpo. Licenciado en Artes Plásticas por la universidad de El Salvador y cofundador del proyecto Arte In Situ, ha formado parte de diversas exposiciones colectivas e individuales en países del istmo, Ecuador, República Dominicana, Francia y Estados Unidos. Recientemente formó parte de la representación en la 9 Bavic en ciudad de Guatemala.  En esta entrevista para Gimnasia, Mauricio nos cuenta acerca sus motivaciones, de su experiencia en numerosas residencias para artistas y sobre su trabajo como proceso creativo e inacabable por no ser otra cosa que vivencia, contexto y desplazamiento.

 

-En primer lugar qué podés contarnos acerca de vos, ¿De dónde viene Mauricio Esquivel y cómo surge su interés por el arte?

ME: Pues, vengo de un núcleo familiar compuesto por una madre soltera y tres hermanos menores, dos de ellos gemelos, debido al trabajo de mi madre fui criado con tíos y desde hace 8 años comparto un apartamento de una abuelo con mis hermanos en El Salvador en las cercanías de un volcán activo. Viví un año y medio en México y di vueltas por ahí un tiempo.

Esquivel 1
Línea de desplazamiento, Mauricio Eaquivel, Piezas 2013.

-Mauricio, en una ocasión has mencionado que tu trabajo es contextual. En Iron Man, donde te conviertes es una especie de super migrante, el artista es también un investigador y un agente social. Además los medios para lograrlo (el acondicionamiento físico, el hecho de emprender el peligroso viaje, vivir en la frontera y el desierto, diseñar artefactos para sobrevivir, etc.), van más allá de la realización de una obra de arte, aun cuando los métodos y materiales sean inusuales ¿Cuál es tu posición de artista y cómo es que surge la motivación para realizar una obra como esta? 

ME: Mi motivación siempre es el contexto donde me encuentre. El planteamiento para ese proyecto tomó tres vertientes: la primera producto de la violencia, su antecedente es “líneas de referencia”, donde me tatúo un tipo de corte utilizado en autopsias. He vivido mucho tiempo en zonas fronterizas de la clase media baja y zonas rurales donde hay tráfico de drogas y pandillas. También utilizo el transporte público donde constantemente te expones a situaciones hostiles. En 2010, la Embajada Mexicana me invitó a presentar una propuesta a la Residencia para Creadores de Iberoamérica y Haití en México, cuyo soporte financiero casi en su totalidad es la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID). Decidí presentar una propuesta en la que literalmente me ayudaran a “desarrollar” un cuerpo distinto al que tenía, un cuerpo más capaz de adecuarse al ambiente donde vivo, si se quiere puede ser una especie de darwinismo burlesco. La violencia en la actualidad es uno de los factores por los cuales las personas de El Salvador migran hacia los Estados Unidos. Desde hace décadas este ha sido el destino o la posibilidad para cambiar de vida para muchas personas, en los 80’s por la guerra, ahora por las maras. Decidí hacer el planteamiento en el contexto de ese fenómeno social y emplazarlo en Mexicali (México-California) una ciudad al medio del desierto, fundada por migrantes chinos hace un poco más de 100 años. De acuerdo con el escritor Gabriel Trujillo (a quien tuve la dicha de conocer personalmente) en su publicación La Otra Historia de la Baja California, menciona que el fondo del Mar de Cortez contiene en sus arenas el calcio de los huesos de los náufragos históricamente migrantes. Es un paisaje increíble pero bastante hostil, en verano ocasionalmente el calor llega a 50ºC. Es ahí donde por tres meses estuve en un programa de acondicionamiento físico con al menos 5 horas de entrenamiento al día. La intención: cambiar de forma, literalmente. Y el sentido: tenía el muro a menos de un kilómetro de donde vivía, podía saltar y pasar del otro lado, probablemente con mayores probabilidades de éxito. Si no, pues regresaba al El Salvador con un cuerpo más fuerte. De cualquier forma el objetivo sería cumplido. Hice muchas entrevistas personales en albergues para migrantes donde ocasionalmente me quedé a dormir. Iron Manpasa por ahí cada día yo solo introduzco esto bajo ese título pero los sujetos que conocí eran los que verdaderamente se habían adaptado para cruzar. Algunos de ellos tenían 8 meses viajando desde Guatemala, sabían como hacer una brújula con un alfiler, un huacal de agua y una hoja, tenían documentos falsos mexicanos, sabían sobre la historia de México y adecuaban sus acentos con el fin de aparentar venir del sur de México y no ser deportados hacia sus respectivos países. Este proyecto intenta hablar del tema sin el dramatismo que caracteriza ciertos documentales. Debido al conflicto ético que me representó el impacto de las historias que ellos contaban (con gracia y no con drama como vemos en las noticias) decidí respetar sus memorias y en lugar de hacer el salto para experimentar ser atrapado, decidí ilustrar sus recomendaciones en piedra. A futuro quisiera grabar piedras monumentales como infografías de cruce en zonas como el norte de Guatemala.

La última fase: diseño adaptativo. Consiste en hacer una exploración en distintos países colectando por medio de la ilustración objetos creados por la industria, pero adaptados para generar dinero o una alternativa al desempleo. Con esta información quiero hacer maquetas y manuales de uso por si usted quiere armar su propio “chunche” si se queda sin trabajo.

Sobre el arte…  nunca pienso “Obras De Arte”. Utilizo cualquier medio que me permita conversar con otros la experiencia. La naturaleza de mi trabajo parte de lo vivencia y actualmente existen muchas piezas “Espectaculares pero vacías” (Spectacular but empty) como dice Emilio Chapela en una de sus piezas. Trato de que los proyectos tengan algún valor compartido. Los objetos, fotos o lo que surja es consecuencia del proceso. Formalmente me interesa el oficio de labor artesanal. Si los procesos que se utilizan son industriales también me gusta que quede todo como debe quedar, “no más bonito” sino mejor como dice Gabriel Orozco. Las capas semánticas colocadas en cada uno de ellos dependen del espacio donde los presento y sus públicos.

Aquí está una entrevista de Juan José Santos al respecto.

 

-Algunos de tus  proyectos tienden a emplear bastante tiempo para su realización o ser a largo plazo, ¿Tienes alguna razón especial que te induzca a realizar obras cuyo proceso y seguimiento puede resultar muy largo, incluso hasta tu muerte, como en Líneas de Referencia?

ME: Líneas de referencia es una idea que se activó al momento de realizar el tatuaje, el corte de Jacob en Y o en Cruz es trazo que mentalmente sigue el médico forense antes cortar el cuerpo del muerto.

No creo en obras terminadas porque eso significaría pensar en productos y no es eso lo que busco, aunque ellos surgen en el camino. Probablemente aún no termino de cerrar ningún proyecto, antes tenía mucha prisa de tener “piezas” totalmente cerradas pero en estos últimos dos años he entendido que no soy capaz de hacerlo así.  Hay procesos que son más largos que otros y a veces las ideas que tengo no llegan al punto máximo porque los recursos financieros me son insuficientes, por eso debo invertir gradualmente.

-Se ha dicho que el arte contemporáneo se enfoca más en la investigación que en la invención, ¿Cómo surge la idea de intervenir en la numismática calando monedas? (¿Y por qué el nombre de Líneas de desplazamiento?)

ME: Yo no creo eso, creo que el arte siempre ha sido así, investigación e invención no de oficio sino de experiencias como dice Camnitzer. Personalmente me gusta el oficio pero es simplemente porque antes fui artesano. Me parece igual de valiosa una pieza que investiga las relaciones sociales o políticas (como el trabajo de Nuria Güell), y que no genera ningún fetiche para el mercado del arte, que una pintura de algún período específico o una instalación, debido a que cada una obedece a motivaciones distintas. Las cosas, procesos e investigaciones que de entrada no me gustan, son a las que presto más antención.

La numismática, es una ciencia mal entendida como entretenimiento para viejitos usualmente. Se estudia a partir del coleccionismo y representa un criterio de datación, me interesa mucho porque como me dijo Ronald Morán en una ocasión, “el dinero es la expresión más vulgar de la economía”. Esto supone un uso habitual del material, el símbolo de la historia gastado por las manos del otro. Lo que aparece representado en las monedas es un fragmento de la historia. Antes de intervenirlas debo leer cuidadosamente para saber que intervenir a partir de eso surgen pequeños guiños que repasan la historia con un dibujo duro, como dice Clara Astiasarán al referirse a este proyecto.

Línea de Desplazamiento, refiere al dibujo, a la necesidad de cortar o repasar un trazo, con esto trato de señalar las cualidades escultóricas de un objeto que con esa pequeña alteración genera nuevas lecturas sin las restricciones del contexto. Idealmente busco moverme de país en país donde sus respectivas historias afecten la idea inicial. En ese sentido el desplazamiento es migración.

-Tengo entendido que has sido parte del Colectivo Artificio. Para quienes no lo conocen, ¿qué puedes decirnos acerca de esta iniciativa y de tu experiencia allí?

ME: Artificio fue un esfuerzo por mejorar algunas deficiencias de la formación de la Universidad Nacional donde estudiamos la mayoría de sus miembros. Fue dirigido por Dalia Chevez y Natalia Domínguez, algunos de sus miembros seguimos activos en la actualidad pero cada uno con proyectos individuales, no fue un colectivo de exhibiciones si no de formación, durante su funcionamiento desde 2007 a 2009 más o menos, no recuerdo bien las fechas, invitamos a artistas y especialistas en arte y cine de México (Francisco Quezada), Cuba (Dr. Rojas Bez), Costa Rica (Joaquín Rodríguez del Paso) y Honduras (Adán Vallecillo) a dar charlas, talleres y revisiones de portafolios. Contamos en ese tiempo con el apoyo del CCESV y el Museo de Arte de El Salvador. Fue un proyecto que me dejó muy buenas experiencias sobre todo en el sentido de responsabilidad y profesionalización. Luego del período que trabajamos hicimos una única muestra llamada “Tregua para el aburrimiento. Primera y última exposición”. Lamentablemente no contamos con archivos de ese momento pero en este enlace se puede ver un poco de la muestra y un mensaje de Dalia para Valia Garzón contando un poco la experiencia.

Para este momento fue importante la comunicación por cierto tiempo con Joan Durán que dirigió el proyecto Landings. Él es un sujeto que admiro por la franqueza con que habla sobre tu trabajo, sin complacencias con nadie. Me ayudó a sentar una posición sobre lo que hago.

-Las residencias para artistas se han constituido como espacios de encuentro, aprendizaje y conocimiento. Has formado parte de algunas  en Cuba, Nicaragua y México, pero ¿qué han significado para ti estas experiencias? ¿qué importancia tienen estos programas para los artistas de la región?

ME: Las residencias son una oportunidad de experiencias de salirse un poco del contexto habitual y experimentar y vivir cosas con otros que de otra forma no lo harías. En mi caso me dan el chance de salir un rato de la densidad problemática de El Salvador. Hasta ahora llevo 4 en este orden:

Nicaragua en 2008 por dos meses, me ayudó mucho el contacto con Dora Longo Bahía y sus cuestionamientos hacia los formalismos del arte.

Cuba en 2009 Ana Olema, Jesús Hernández Güero, Nuria Güell, Adrián Meliss y Levi Orta todos ex alumnos de la cátedra de Arte de Conducta de Tania Bruguera, Batiscafo se llama el proyecto. Con ellos el cuestionamiento fue hacia la representación y la presentación del sujeto como agente activo de la sociedad, parte de las motivaciones para Líneas de Referencia y para el Iron Man vienen de ahí.

En México en 2010 Armando Miguelez y Acacia Montagnolli fueron mis principales apoyos, vivía con ellos, discutíamos todo el tiempo la situación en la frontera, los facilismos en los que no queríamos caer al tratar el tema de la migración. En esa residencia compartí con Lauri García Dueñas una escritora increíble de quien aprendí a apreciar la poesía, compartí además con Gloria Godinez Italo Panfichi. Me contaron muchas historias tristes sobre la situación de la migración, visitamos muchos albergues e instituciones desde Tijuana hasta Naco, unos pueblos muy pobres, muchas personas nos contaron sus experiencias como algo para superar y no para sentir pena, algunos contaban historias fantásticas en el desierto, estrategias de sobrevivencia… El desierto te sobrepasa.

Bueno en este julio recién pasado hice una residencia en Costa Rica con TEORéTica, Inti Guerrero, Lola Malavasi, Mariela Salazar fueron los responsables de nuestra estancia. Con un equipo increíble de trabajo, mucho diálogo y discusión con distintos profesionales, visitas a estudios como Adrian Arguedas o Habacuc, visitas a galerías como Despacio de Federico Herrero, muy bien recibidos por Mimian Hsu. Platicas con Gabrielas Sáenz, Edgar León  o el taller de Ana María Tavares y por supuesto las conversaciones con amigos salvadoreños como Larissa Salazar y Eduardo Chang, Walterio y Abi. También conocer como en estos tiempos una persona se apasiona tanto con la literatura como Juan Hernández y su editorial Germinal fue muy gratificante.

Como conclusión lo más importante de las residencias es el contacto con otros por eso mencioné sus nombres, al final todo se trata de establecer relaciones y crear puntos de interés en que se vinculan ideas personales y colectivas. También es importante mencionar las relaciones afectivas que suceden en este tipo de encuentros ya que en algunos casos determinan la visibilidad de ciertas personas respecto a otras y me parece poco objetivo, a veces se intercambia legitimación por afectividad…esto es algo constante en bienales y exposiciones colectivas de todas la región.

-Tu trabajo se ha enfocado en temas como la violencia, la migración, la ilegalidad, la impunidad… Pareciera que la realidad beligerante en países centroamericanos es uno de los principales ejes alrededor de los cuales los artistas de la región crean. Como artista salvadoreño, ¿crees que haya contextos alternativos a los de la violencia desde los cuales pueda desarrollarse el artista de esta parte del mundo?

ME: Esa es una pregunta interesante, constantemente me la hago, ¿Qué pasaría si los artistas se alejan de ese tema en sus propuestas, durante 2012 y 2013 di clases en la especialidad de Pintura de la Universidad Nacional, en la Escuela de artes y un buen porcentaje de los estudiantes con que trabajé no tenían esta condicionante como motivación, en In Situ, un proyecto que manejo con Jaime Izaguirre notamos que muchas de las personas con que trabajamos hablan desde una posición más íntima, a partir de ello realizamos muestras como Agua Loca, Geografías del Escape y Estéticas del Encierro.

Líneas de referencia. Mauricio Esquivel. Fotografía de Rafael Díaz, 2010
Líneas de referencia. Mauricio Esquivel. Fotografía de Rafael Díaz, 2010

Actualmente hay un creciente número de productores visuales tanto de grafiti, como de ilustradores, diseñadores y artistas plásticos que trabajan por placer, en muchos casos me parece que la práctica del arte por el arte a causa de la internet es triste y no sé que será más violento, si realizar este tipo de producciones alejadas de la realidad-real que tratar la violencia como objeto de estudio. No hago una generalización al decir esto, pero sí me parece es algo que ocurre con gran parte de la producción actual.

-¿Cómo ves la escena actual de El Salvador en cuanto al arte contemporáneo? ¿Hay algún  nombre que destaques y por qué?

ME: Creo que tal como planteé en el XX Aniversario del MADC recientemente, sobre “lo contemporáneo” no es una de mis preocupaciones, hay ideas que cuestionan patrones convencionales de producción, hay especialistas para cada cosa, hay distintas tendencias de producción, temas y vínculos que saltan por momentos de la historia. El problema para mí es que midamos todo bajo el mismo criterio sobre lo que “debe ser arte contemporáneo”.

Hay esfuerzos interesantes en El Salvador comO FEA, Festival Ecléctico de las Artes coordinado por Elena Salamanca y Nadie (Javier Ramírez). The Fire Theory, coordinado por Ernesto Bautista, Melissa Guevara y Mauricio Kabistán, más recientemente agregado también Víctor Rodríguez quien ha ganado popularidad mediática con una acción performática en el contexto de las últimas elecciones presidenciales al comerse parte de una papeleta de elecciones y se encueNtra en libertad condicional debido a ello. También creo que Rodrigo Dada es un artista joven muy interesante. Finalmente tal como lo mencionaba In Situ es un proyecto en que estamos trabajando por estimular la producción joven mediante asesorías a proyectos de estudiantes y artistas jóvenes donde se busca compartir teoría, materiales referenciales y establecer diálogos generacionales.

-¿Hay algún proyecto en ciernes de Mauricio Esquivel del que debamos estar pendientes?

ME: Actualmente trabajo la tercera parte de Iron Man, las Estrategia del Diseño Adaptativo. Esta parte del proyecto surge de una taller que tomé en el IX Simposio Internacional de Teoría sobre Arte Contemporáneo SITAC en 2011 (Teoría y Práctica de la Catástrofe, dirigido por Eduardo Abaroa y coordinado por Aimée Labarrére de Servitje) denominado Herramientas de Diseño Adaptativo impartido por el Taller de Operaciones Ambientales TOA, en el D.F.

Bajo la idea de documentar el proceso de adaptación de objetos creados por la industria pero adaptados para generar ingresos económicos, haré un manual de uso que circulará e el comercio informal. Estoy realizando maquetas para sugerir mejoras a los mismos o crear nuevos artefactos bajo el principio de adaptación. Esta parte del proyecto exhibirá sus procesos el próximo año en Costa Rica y posiblemente en Guatemala.

-Gracias, Mauricio.

ME: Muchas gracias a ustedes, abrazos y éxitos.