LA URBE Y EL CAOS. JORGE LINARES

 

“Abordo mi producción visual partiendo de uno o varios problemas, en ningún momento busco crear obras de arte, lo que me interesa es crear soluciones visuales y audiovisuales; que trasmitan al espectador los conflictos urbanos que son inherentes a la vida en la ciudad.”

 

 

Jorge Linares (Guatemala, 1986) es un artista visual que desde 2004 se ha dedicado a fusionar diferentes ramas del arte con tecnologías audiovisuales. Parte de su obra explora la ciudad y los conflictos locales generados por dinámicas sociopolíticas. El deterioro urbano, la contaminación, el consumismo y la cultura industrializada, entre otros temas, son abordados a partir de instalaciones basadas en la intervención y modificación del espacio por medios digitales.

En esta oportunidad, en una conversación que inaugura la serie de entrevistas de Gimnasia, Jorge nos cuenta acerca de su investigación y su relación con la ciudad de Guatemala, lo que piensa sobre el arte contemporáneo centroamericano, de los proyectos personales y lo que ha significado para él la obra de artistas como Daniel Schafer y Anibal López.

Cuerpos Extraños, cortesía de Jorge Linares.
Cuerpos Extraños, cortesía de Jorge Linares.

 

Jorge, ¿por qué te obsesiona el  hecho de modificar e intervenir los espacios urbanos?

Toda mi vida he vivido en la ciudad de Guatemala, siendo ésta, una urbe complejamente caótica, rodeada de un paisaje natural violento; producto de actividades volcánicas en el pasado remoto. El paisaje artificial también es violento; los tendidos de cables eléctricos, el concreto omnipresente, las vallas publicitarias, la carga vehicular,  las construcciones que se expanden; como un ser vivo delimitado por los barrancos que rodean el valle donde se encuentra la ciudad. Mi interés es abordar estos problemas desde las artes visuales, hacerlos visibles para que las personas que aborden mi obra sean consientes de las problemáticas urbanas que afectan a los seres humanos.

El ruido, la contaminación visual, el caos urbano, entre otros temas, son constantes en tu obra ¿Es para ti la ciudad un espacio de enunciación que intentas explorar a través del arte? ¿Buscas algo en específico aunque se habite abrumado en ella?

Abordo mi producción visual partiendo de uno o varios problemas, en ningún momento busco crear  obras de arte, lo que me interesa es crear soluciones  visuales y audiovisuales; que trasmitan al espectador los conflictos urbanos que son inherentes a la vida en la ciudad.   De este modo, afronto mi producción como una investigación desde las artes visuales, busco llegar al espectador y que éste reflexione sobre el tema planteado.

Sin pretender caer en trincheras de algún tipo ¿consideras tu obra como un nodo de reflexión personal, política o social?

Desde el momento que me asumo como artista, eso ya es una posición política, desde el campo de las ideas. También es personal, porque son reflexiones subjetivas acerca de mi entorno inmediato.  Al final, también es social, porque los problemas son creados por la sociedad.

Sin título, cortesía de Jorge Linares
Sin título, cortesía de Jorge Linares

 

A pesar de que representas el espacio urbano como un lugar donde el tráfico y el caos son una constante, también hay en tu obra una sensación futurista, en la que la urbe está parece suspendida y sustraída de humanidad, una atmósfera algo sci-fi ¿no? Máquinas, expansión urbana, ruido, pero ausencia de humanos ¿es que acaso podemos encontrar una reflexión sobre la soledad humana en tu obra?

La geometría, es un invento del ser humano, al igual que las ciudades. En la obra de “Cuerpos Extraños”, hay una inserción de elementos geométricos dinámicos; que se integran al contexto artificialmente en una mezcla de eclecticismos arquitectónicos y sociales, que convergen en el espacio tiempo de la vida urbana. En la ciudad hay una diversidad de dinámicas sociales que se reflejan en la arquitectura; por ejemplo, la idea de “modernidad”, que deshumanizó a las urbes siguiendo la utopía del eterno desarrollo económico y social, producto de una doctrina capitalista.  La ciudad de Guatemala no escapa a este pensamiento, donde se le da prioridad a los vehículos por encima del peatón. Los espacios de encuentro sociales como parques, mercados y plazas fueron sustituidos gradualmente por centros comerciales que son espacios controlados, con seguridad privada y cerrados al exterior.

En Gimnasia nos interesa conocer las relaciones e intersecciones que se dan dentro del arte centroamericano. Sabemos que tuviste la oportunidad de formar parte de una residencia para artistas en espira/espora, Nicaragua. ¿Puedes explicarnos en qué consistió y qué significó para ti esta oportunidad?

El tema de la  residencia de espira/espora,  en la que participé en el 2009; era “tiempo lugar” en la ciudad de Granada, Nicaragua. Fue mi primer acercamiento a la producción artística del istmo  Centro Americano. Fue enriquecedor compartir y convivir con artistas de toda la región. La residencia es de los pocos esfuerzos formativos dedicados exclusivamente a las artes visuales contemporáneas. Sería muy interesante que este tipo de iniciativas se replicaran en Guatemala, tomando en cuenta las particularidades locales y sociales.

¿Y qué hay acerca de Landings y Thecontainercollection, cómo llegaste a formar parte de este proyecto?

Mi involucración en el proyecto de Landings fue circunstancial, después de cancelarse la exposición de Landings 10; en el Museo Extremeño e Iberoamericano de Arte Contemporáneo MEIAC.  Dalia Chévez, amiga y artista salvadoreña, me contactó con Joan Duran, el curador del proyecto, y nos conocimos en la Ciudad de Guatemala en el año 2009. El libro se conceptualizó de otra forma: todos los artistas trabajarían obras in situ, en sus países de origen. En mi caso, intervine el Palacio Nacional de la Cultura con un letrero de neón, con la leyenda “Google”. El resultado de todo el proceso fue el libro negro, en palabras de Joan “la caja negra”. TheCONTAINERcollection es el nuevo proyecto. El libro 001 es un libro objeto, sin una narrativa en particular. Este libro es recopilatorio de lo que fue Landings. El 100% de las imágenes son inéditas. En este proyecto colaboré con dos textos breves; es el primer libro de una serie de 10. Si todo sale bien, lo estaremos presentando en Guatemala, en el año 2015.

Entre 2002 y 2004 estudiaste dibujo, pintura y crítica de arte con Daniel Schafer. En los últimos meses su vida y obra han sido rememoradas a través de varias actividades en el ámbito cultural guatemalteco. ¿Qué significa para ti haber estudiado con él? ¿Desde tu propia experiencia, de qué manera crees que influenció la obra de Schafer en el arte actual del país?

Estudiar con Daniel Schafer me cambió la vida, lo conocí en una conferencia que presentó en la ENAP; quedé muy impactado por sus críticas al sistema del mundo del arte… Al poco tiempo, Esperanza de León, una amiga que estudiaba con él,  sorteó entre los estudiantes de la ENAP 10 cupos para estudiar en la DS2; yo quedé en el grupo… Daniel me enseñó a ser crítico con mi entorno, hacer las cosas bien; a dar lo mejor de mi persona y que esto se reflejara en mi trabajo. Él me introdujo al arte contemporáneo.

El mayor aporte de Daniel Schafer al arte del país, a mi parecer, fue la parte formativa y didáctica. Formó a muchos artistas que producen obras interesantes actualmente. Siempre que abordo un nuevo proyecto siento que está ahí, observándome… Daniel definía que la buena educación era un trauma. Él comentaba que iba a morir hasta que el último de sus alumnos muriera.

Contaminación visual (2013), cortesía de Jorge Linares
Contaminación visual (2013), cortesía de Jorge Linares

¿Cómo ves el panorama del arte contemporáneo en la región centroamericana?

Lo veo muy prometedor, con mucho futuro, cada país tiene sus particularidades; la fuerza del arte centroamericano está en su diversidad de propuestas. Hay varios artistas que han abierto brecha tanto nacional como internacionalmente, pero aún falta mucho por hacer. Los artistas jóvenes tenemos la responsabilidad de producir proyectos congruentes con nuestra realidad.

Si se pudieras describir el taller de Jorge Linares, su espacio creativo, en pocas palabras:

No poseo un espacio creativo delimitado, muchas de mis ideas llegan a mi cabeza en el tráfico, caminando por la calle, visitando edificios en ruinas… No me considero un artista de taller.

Hay algún artista centroamericano cuya obra sea importante para ti, que haya influenciado en lo que haces o que admires ¿Por qué?

Siempre me ha gustado y he admirado el trabajo de Aníbal López, principalmente sus intervenciones públicas y su forma tan inteligente de abordar y explorar el dibujo. Por la profundidad de sus temas y las soluciones que propone; a mi parecer, es el artista más importante que ha dado Guatemala.

Gracias, Jorge